Principal

Portal TNU

Código Penal: “No se puede medir una construcción de esta naturaleza en apenas unos meses”

Para la directora del Sistema Penal Acusatorio de Fiscalía, el nuevo CPP parte de ideas filosóficas diferentes que requieren tiempo para asentarse.

Fecha: 03/07/2018 | Categoría: Sociedad

A ocho meses de la puesta en marcha el nuevo Código del Proceso Penal se presentó un informe en el que se señala que los homicidios, rapiñas y hurtos aumentaron antes del 1 de noviembre cuando comenzó la reforma. La Fiscalía de la Nación indica que los homicidios crecieron significativamente de 2011 a 2012, de 199 a 267 casos y se mantuvieron en ese nivel. El pico de asesinatos se produjo en 2015 con 293 muertes violentas, en 2016 se dio un descenso hasta las 268 y en 2017 volvió a subir a 283.



El documento establece que los hurtos comenzaron a crecer en octubre de 2017 un mes antes de que comenzara a funcionar el nuevo código, mientras que las rapiñas crecieron en agosto de 2017. La Fiscalía señaló que con el nuevo Código del Proceso Penal (CPP) en mayo la Justicio esclareció un 54% más de rapiñas que en el promedio mensual del primer trimestre de 2017 cuando todavía regía el sistema anterior.



“Es un cambio muy profundo entre un sistema y otro, es como tirar una casa y hacer otra. En el anterior sistema la investigación estaba en manos del juez, era muy opaco, se conocía muy poco lo que pasaba en la resolución de los conflictos penales, porque se tramitaba a partir de un expediente y porque la víctima estaba absolutamente invisibilizada. Pasamos a un sistema diametralmente opuesto, la investigación pasa a manos de los fiscales en trabajo con la policía y deja al juez en su función natural que es la de controlar y se garante de los derechos de las personas que están involucradas en el proceso y resolver el conflicto. Hoy salen a luz un montón de cosas que antes no salían, la gente ve cómo la Justicia resuelve y ahora tiene distintas vías para resolver”, explicó la directora del Sistema Penal Acusatorio de la Fiscalía, Patricia Marquisá. 


Por su parte, el responsable del departamento de Políticas Públicas de la Fiscalía, Diego Gonnet, se refirió a las penas y señaló que en los primeros meses de aplicación del nuevo CPP fue menos personas a prisión que en el mismo período del año anterior. Sin embargo, explicó, en febrero y marzo de este año la cifra se acercó a la que tenía el código anterior.



Una de las modificaciones al nuevo Código del Proceso Penal, propuestas por el Ejecutivo, busca cambiar los requisitos para disponer la prisión preventiva, propone excluirla para casos de reincidencia, reiteración o habitualidad y armoniza el criterio de la preceptividad (obligatoriedad) para la prisión preventiva en caso de pena de penitenciaría.



“Con la prisión preventiva se trata de pensar con un cambio filosófico, porque no estamos habituados a pensar que aquel que cometió un delito puede esperar su condena en libertad. Si bien en el nuevo Código se establece que la prisión preventiva no es preceptiva, hay muchas instancias en la que los fiscales solicitan la prisión preventiva. Cuando hablamos de delitos en que la personas puede ocultar pruebas, fugarse o amedrentar a testigos o víctimas, los fiscales piden la prisión preventiva, pero se pide con un plazo determinado para terminar de recolectar la evidencia”, apuntó Marquisá.



“Falta tiempo y no se puede medir una construcción de esta naturaleza en apenas unos meses”, agregó.



Compartimos la entrevista realizada en Cambiando el Aire, el programa de la mañana de TNU que va de lunes a viernes de 8:00 a 11:00 con repetición de martes a sábados de 2:30 a 5:30.

Copyright © 2018 | Televisión Nacional Uruguay – TNU | Todos los derechos reservados