Principal

Portal TNU

“La preocupación que plantean los escritores parte de una mala interpretación de la ley”

Integrantes de Creative Commons Uruguay explicaron en qué consiste este colectivo sin fines de lucro que apoya la reforma a la Ley de Derecho de Autor

Fecha: 18/05/2016 | Categoría: Sociedad

La Cámara de Senadores aprobó recientemente un proyecto de ley, impulsado por la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), que despenaliza la reproducción de textos cuando su fin sea educativo, para uso personal y sin fines de lucro. La iniciativa, a la que se opone la Cámara Uruguaya del Libro y algunos escritores, está siendo considerada en la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Diputados.

En entrevista en Televisión Nacional, las integrantes de Creative Commons (CC) Uruguay, Mariana Fossatti y Patricia Díaz, hablaron sobre la importancia de este proyecto que modifica la Ley de Derecho de Autor y explicaron cómo funciona y en qué consiste el colectivo del que forman parte.

“Creative Commons, es una organización sin fines de lucro formada por voluntarios, tiene sede en Estados Unidos pero cada país en donde se genera un grupo que trabaja con CC es independiente y se afilia a este movimiento de cultura libre, de recursos educativos abiertos, de la ciencia abierta, el software libre, una Internet libre, abierta y distribuida”, dijo Fossatti.

Según explicó, el colectivo promueve una serie de principios que tienen que ver con la accesibilidad universal al conocimiento y a la cultura: “Lo que hacemos nosotros es apoyar, con ciertas herramientas legales, a los creadores que deciden poner sus obras bajo un modelo de circulación que no es el de todos los derechos reservados”.

CC Uruguay se trata de un capítulo independiente en el que participa un equipo voluntario de personas, entre ellas docentes, músicos, escritores, programadores y artistas. “Ya veníamos trabajando con las licencias creativas y decidimos solicitar la afiliación a CC central pero podríamos no haberlo hecho y seguir trabajando con otro título. Somos personas voluntarias, nadie nos paga por nuestro trabajo. CC Uruguay surgió a nivel universitario porque los docentes de la Udelar venían compartiendo sus trabajos en entornos virtuales de aprendizaje y utilizan estas licencias que son estándares de la web para poder circular legalmente”, explicó Díaz.

Respecto al proyecto que modifica la ley de Derecho de Autor, Díaz opinó que es un gran error asociar toda la reforma solamente con las fotocopias. “Las fotocopias son algo pasajero y no son la solución más eficiente. La educación a distancia hoy está teniendo un auge importantísimo hacia ahí va la educación, hacia utilizar mecanismos mixtos pero a su vez la forma en que se presentan los materiales son digitales y tenemos un problema muy importante porque el 90% de la actividad que se hace en Uruguay relacionada con educación a distancia es ilegal (...) La ley no viene a solucionar cuestiones de políticas culturales, en el ámbito educativo existe un modelo de publicación que se llama Recurso Educativo Abierto (REA) en el que el Estado en vez de comprar derechos de lectura o libro físico compra los derechos de autor. Pensar en el Estado inclusive como editorial de materiales educativos.  El modelo REA lo que hace es liberar el libro y que cualquiera pueda copiarlo porque ya lo pagamos, esto es una cuestión de políticas para materiales de estudio”, señaló.

“Las preocupaciones que plantean los escritores parten de una mala interpretación de la ley. Hoy cualquier reproducción, distribución, puesta en comunicación, publicación de cualquier contenido, no sólo los que fueron creados para venderse sino cualquier creación del intelecto humano que circule dentro o fuera de Internet está cercado por el derecho de autor, eso significa que uno no puede utilizar nada eso sin autorización expresa del autor. Cada vez que hacemos un click en Internet y descargamos un pdf, una imagen o un audio, aunque el autor mismo lo haya colocado en Internet, estamos cometiendo un delito penal. Llegamos a un grado de anacronismo que lo que intenta el controvertido artículo 4, que es la copia personal, es revertir ese anacronismo (…) Esas copias no son ventas perdidas, son copias que hace cualquier persona en el siglo XXI con los medios del siglo XXI, no podemos ilegalizar la circulación actual del patrimonio cultural”, concluyó.

Copyright © 2019 | Televisión Nacional Uruguay – TNU | Todos los derechos reservados